Banco de datos: 8. Perspectiva de género

8.02 Nivel formativo de las mujeres con discapacidad

Definición y fuentes

Mujeres con discapacidad de 16 a 64 años por nivel formativo.  Absolutos, distribución vertical y Ratio. 2015

  Distribución vertical (%) Nº mujeres Ratio PCD/PSD
Sin estudios 5,9 44.300 9,8
Primaria 23,4 175.700 2,4
Secundaria 53,6 402.300 1,0
Superiores 17,1 128.800 0,5
TOTAL 100 751.000 -

Nota: El efecto de la ponderación y el redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas de los valores con respecto al total.

Mujeres con discapacidad de 16 a 64 años por nivel educativo cursando estudios. (Porcentaje vertical) 2015

  Personas con discapacidad Personas sin discapacidad
  Mujer Hombre Mujer Hombre
Cursando estudios 7,3 6,6 19,2 17,7
No cursa estudios 92,7 93,4 80,8 82,3

Mujeres con y sin discapacidad de 16 a 64 años por nivel de formación. Comparación entre poblaciones. Porcentajes. 2015

Explicación del gráfico:

Este gráfico de barras muestra para el año 2015 a Mujeres y hombres con y sin discapacidad de 16 a 64 años en función de su nivel de formación. Los niveles formativos seleccionados son: sin estudios, educación primaria, educación secundaria y formación superior. El eje vertical corresponde a la distribución porcentual y el eje horizontal, a mujeres y hombres con y sin discapacidad. Los valores que contiene este gráfico son los siguientes. Mujeres con discapacidad: sin estudios, 5,9; primarios, 23,4; secundaria 53,6; superiores 17,1. Hombres con discapacidad: sin estudios, 5,7; primarios, 24,3; secundaria 56,4; superiores 13,6. Mujeres sin discapacidad: sin estudios, 0,6; primarios, 9,6; secundaria 54,3; superiores 35,5. Hombres sin discapacidad: sin estudios, 0,4; pri-marios, 9,6; secundaria 59,1; superiores 30,9.

Mujeres con discapacidad de 16 a 64 años por nivel de formación, en función de diversas variables (Porcentajes horizontales). 2015

    Sin estudios Primaria Secundaria Superiores
Edad 16 a 24 10,5* 25,6 59,5 4,4*
25 a 44 9,2 12,4 56,4 22,0
45 a 64 4,4 27,2 52,2 16,2
Tipo de discapacidad Física y otras 3,9 19,5 55,2 21,3
Intelectual 28,7 33,9 37,4  
Mental 2,5* 21,1 57,9 18,6
Sensorial Visual 2,7* 23,7 47,0 26,5
Sensorial autitiva 1,8* 26,5 56,8 14,9
No consta** 2,6 28,8 55,9 12,7
Grado de discapacidad 33% a 44% 1,3* 16,6 58,1 24,0
45% a 64% 2,3* 24,4 55,3 18,1
65% a 74% 8,7 27,8 52,0 11,4
75% y más 26,4 25,8 35,3 12,5
No consta** 2,6 28,8 55,9 20,4
Área poblacional Área densamente poblada 5,6 20,1 53,9 20,4
Área de densidad intermedia 7,0 25,2 52,6 15,2
Área dispersa 5,4 28,3 54,0 12,3
Total   5,9 23,4 53,6 17,2

*Casillas con elevado error muestral, deben ser tomadas solamente a nivel orientativo

**El grupo "No consta" está formado por los pensionistas que tienen reconocida una pensión de incapacidad permanente y que no están registrados en la BEPD.

Nota: El efecto de la ponderación y el redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas de los valores con respecto al total.

Variables que más influyen entre las mujeres con discapacidad sin estudios y con estudios superiores

Evolución del nivel educativo de las mujeres con discapacidad de 16 a 64 años. Porcentajes. 2009-2015

Explicación del gráfico:

Este gráfico de líneas muestra la evolución porcentual entre los años 2009 y 2015 de las mujeres con discapacidad de 16 a 64 años por nivel educativo. Los niveles formativos seleccionados son: educación superior, secundaria, primaria y sin formación. Dentro del gráfico, el eje vertical indica la distribución porcentual y el eje horizontal, el año de referencia de los datos. Consecuencia del cambio de metodología hay dos series de datos comparables. Primera serie entre los años 2009 a 2013 sus  datos son los siguientes: Los valores que muestra el gráfico son los siguientes. Mujeres con discapacidad con educación superior: año 2009, 13,4; año 2010, 13,6; año 2011, 14,8; año 2012, 15,2 y año 2013, 15,1. Con secundaria: año 2009, 40,3; año 2010, 42,0; año 2011, 44,1; año 2012, 45,1 y año 2013, 46,4. Con primaria: año 2009, 37,6; año 2010, 35,5; año 2011, 33,4; año 2012, 32,5 y año 2013, 31,3. Sin estudios: año 2009, 8,7; año 2010, 8,9; año 2011, 7,7; año 2012, 7,2 y año 2013, 7,2.

Nueva metodología,  año 2014: Sin formación, 6,1, primaria, 27,0, secundaria, 51,5 y superiores, 15,4. Año 2015: Sin formación, 5,9, primaria, 23,4, secundaria, 53,6 y superiores, 17,1.

Principales resultados

  • Casi el 30% de las mujeres con discapacidad no supera los estudios primarios, unas 220.000 mujeres. Si hablamos de estudios superiores el porcentaje se sitúa en el 17,1% prácticamente la mitad del nivel mostrado por las mujeres sin discapacidad.
  • En líneas generales, se puede afirmar que las mujeres con discapacidad cuentan con un nivel formativo algo más alto que sus homólogos varones, este comportamiento es similar al evidenciado entre la población sin discapacidad, aunque eso sí, a mucha distancia de los ratios mostrados por éstos últimos.
  • Algunos aspectos sociodemográficos, marcan diferencias en los niveles formativos alcanzados por las mujeres con discapacidad, por ejemplo la edad, es el segmento intermedio comprendido entre los 25 y los 44 años donde encontramos el mayor ratio de mujeres con estudios superiores. El tipo de discapacidad es otra de las variables que mayores diferencias muestra en el nivel de instrucción alcanzado, siendo la mujeres con discapacidad visual las mejor formadas en líneas generales y las más próximas a los niveles de las mujeres sin discapacidad, mientras que en el extremo contrario, la discapacidad intelectual es la que presenta peores niveles formativos como era de esperar.
  • El lugar de residencia es un factor importante, las mujeres residentes en áreas densamente poblada alcanzan en un 20,4% los estudios superiores, mientras que en las zonas más dispersas, que suelen coincidir con localizaciones rurales, apenas se supera el 12,3% de mujeres con formación superior.
  • Hay que hacer notar que la presencia de mujeres con discapacidad sin estudios es ligeramente superior a la de los varones, situándose en casi un 6%. Entre las mujeres sin discapacidad apenas se supera el 0,6% de analfabetismo, por lo que hay mucho trabajo aún por hacer para garantizar el acceso a la formación para las mujeres, como hemos visto, cuando ingresan en el sistema educativo, evidencian mejores resultados, sin embargo, no parece que su acceso sea tan fluido, como el de las mujeres sin discapacidad o incluso como el de los varones con discapacidad. Si observamos el porcentaje de mujeres con discapacidad que están cursando estudios vemos que solo un 7,3% se encuentran en esta situación, para el caso de las mujeres sin discapacidad el dato es del 19,2%, por otro lado, entre los alumnos con necesidades educativas especiales del curso 2014-2015 solo un 33% eran mujeres. (indicador 3.05). Sin un acceso similar a la formación las dificultades en el mundo laboral se multiplicaran para las mujeres.
  • Como dato positivo hay que destacar la clara evolución e incremento de los niveles formativos de las mujeres con discapacidad en los últimos años, la reducción en la categoría “sin estudios” es clara y el incremento de las mujeres con estudios superiores es lento pero evidente y progresivo.

Definiciones y fuentes

En este apartado se busca ofrecer una panorámica general de las mujeres con discapacidad en nuestro país.

Como fuente principal se ha utilizado:

El empleo de las personas con discapacidad desarrollado por el Instituto Nacional de Estadística utiliza la información derivada de la integración de datos estadísticos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con los administrativos registrados en la Base de Datos Estatal de Personas con Discapacidad (BEPD). Incorpora además datos sobre medidas de fomento de empleo procedentes de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), información sobre precepción de prestaciones procedente del Registro de Prestaciones Sociales Públicas del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y datos sobre dependencia del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

En esta fuentes de información se consideran personas con discapacidad oficialmente reconocida a aquellas con un grado de discapacidad superior o igual al 33% más, pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado total, absoluta o gran invalidez y pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio, en virtud del Real Decreto Legislativo 1/2013.

En la última edición de esta fuente estadística se ha iniciado un cambio metodológico que afecta a los datos de la serie desde el año 2014 en adelante. Se conservan en determinados apartados datos anteriores, simplemente a nivel informativo dado que no son comparables.