Banco de datos: 4.Políticas de empleo orientadas a las personas con discapacidad

4.07.Personas con discapacidad asalariadas según tengan contrato específico de discapacidad

Definición y fuentes

En este indicador se recoge la distribución de la población con discapacidad asalariada que cotiza a la Seguridad Social según tenga o no contrato específico de discapacidad. Se consideran personas con discapacidad oficialmente reconocida a aquellas con un grado de discapacidad superior o igual al 33% más, pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado total, absoluta o gran invalidez y pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio, en virtud del Real Decreto Legislativo 1/2013.

La fuente utilizada es la serie  El empleo de las personas con discapacidad del Instituto Nacional de Estadística, que utiliza la información derivada de la integración de datos estadísticos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con los administrativos registrados en la Base de Datos Estatal de Personas con Discapacidad (BEPD). Incorpora además datos sobre medidas de fomento de empleo procedentes de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), información sobre precepción de prestaciones procedente del Registro de Prestaciones Sociales Públicas  del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y datos sobre dependencia del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

Esta fuente estadística efectuó un cambio metodológico que afecta a los datos de la serie desde el año 2014 en adelante. Se conservan en determinados apartados datos anteriores, simplemente a nivel informativo dado que no son comparables.

Personas con discapacidad asalariadas según tengan contrato específico de discapacidad. 2016

  Nº personas Distribución vertical (%)
Con contrato específico 79.200 28,7
Otros contratos 197.100 71,3
Total 276.300 100,0

Nota1: Los datos originales contienen decímales, el efecto del redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas

Nota2: Los datos se refieren únicamente a personas con discapacidad que cotizan a la Seguridad Social y lo hacen en centros  ordinarios. Se excluyen los Centros especiales de empleo y a los funcionarios que cotizan a las mutualidades del Estado

Personas con discapacidad asalariadas según tengan contrato específico de discapacidad, por diversas variables. 2016

  Distribución vertical (%) Distribución horizontal (%) Media=100
Contrato específ. Otros Contrato especif. Otros Contrato especif. Otros
Sexo Hombres 63,8 52,4 32,9 67,1 114,7 94,1
Mujeres 36,2 47,6 23,4 76,6 81,7 107,4
Edad 16 a 44 40,4 28,7 36,2 63,8 126,2 89,5
45 a 64 59,5 71,3 25,1 78,1 87,6 109,5

Tipo de discapacidad

Físicas y otras 59,7 61,1 28,2 71,8 98,4 100,6
Intelectual 7,8 3,2 49,6 50,4 173,1 70,6
Mental 5,6 8,8 22,4 77,6 78,2 108,8
Sensorial 25,4 15,3 38,3 61,7 133,7 86,5
No consta 1,5 11,7 3,2 96,8 11,2 135,7
Grado de discapacidad 33% a 44% 60,2 61,5 28,2 71,8 98,5 100,6
45% a 64% 18,1 16,2 31,0 69,0 108,0 96,8
65% a 74% 11,5 7,3 38,7 61,3 135,1 85,9
75% y más 8,7 3,3 55,6 44,4 194,0 62,2
No consta 1,5 11,7 3,2 96,8 11,2 135,7
Total   100,0 100,0 28,7 71,3 100,0 100,0

Nota: Los datos originales contienen decímales, el efecto del redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas

El grupo "No consta" está formado por los pensionistas que tienen reconocida una pensión de incapacidad permanente y que no están registrados en la BEPD.

Evolución de las personas con discapacidad asalariadas con y sin contrato específico de discapacidad en España. 2008-2016

Explicación del gráfico:

Este gráfico de barras y líneas muestra la evolución entre 2008 y 2015 de las personas con discapacidad asalariadas con y sin contrato específico de discapacidad en España. El eje vertical principal corresponde a la distribución porcentual de personas con contrato específico, el eje vertical secundario al número de personas asalariadas con contrato específico, y el horizontal, a los años de referencia de los datos.

Consecuencia del cambio de metodología hay dos series de datos comparables. Primera serie entre los años 2008 a 2013, los valores que muestra el gráfico con los siguientes. Porcentaje de personas con discapacidad con contrato específico de discapacidad: año 2008, 31,3; año 2009, 29,4; año 2010, 25,7; año 2011, 27,0; año 2012, 25,1 y año 2013, 26,6. Porcentaje de personas con discapacidad con otros contratos: año 2008, 68,7; año 2009, 70,6; año 2010, 74,3; año 2011, 73,0; año 2012, 74,9 y año 2013. Número de personas asalariadas con contrato específico: año 2008, 46.500; año 2009, 55.100; año 2010, 51.700; año 2011, 55.100; año 2012, 50.000 y año 2013.

Nueva metodología año 2014: Porcentaje de personas con discapacidad con contrato específico de discapacidad, 29,0. Porcentaje de personas con discapacidad con otros contratos 71,0. Número de personas asalariadas con contratos específicos, 69.700. Año 2015: Porcentaje de personas con discapacidad con contrato específico de discapacidad, 28,7. Porcentaje de personas con discapacidad con otros contratos 71,3. Número de personas asalariadas con contratos específicos, 73.300. Año 2016: Porcentaje de personas con discapacidad con contrato específico de discapacidad, 28,7. Porcentaje de personas con discapacidad con otros contratos 71,3. Número de personas asalariadas con contratos específicos, 79.200. 

Principales resultados

  • Para el año 2016 las personas con discapacidad asalariadas cotizantes a la Seguridad Social y con contrato específico de discapacidad eran un 28,7% (79.200 personas), frente a un 71,3% de asalariados con discapacidad con otro tipo de contratos (197.100 personas).
  • En cuanto a la distribución por sexo, podemos comprobar que el 32,9% de los hombres asalariados del colectivo tienen un contrato específico de discapacidad, mientras que en el caso de las mujeres el porcentaje es del 23,4%. Observando los datos por grupos de edad, son los asalariados con discapacidad de 16 a 44 años quienes tienen un porcentaje mayor de contratos específicos de discapacidad (36,2%) muy superior al de los asalariados de mayor edad.
  • En relación con el tipo de discapacidad, es entre los asalariados con discapacidad intelectual donde se observa un mayor porcentaje de personas con contratos específicos, prácticamente el 50% de ellos seguido de los asalariados con discapacidad sensorial con un 38,3% de contratos específicos. Por el contrario, entre las personas con enfermedad mental sólo un 22,4% cuenta con ellos. En cuanto al grado de discapacidad, es en los asalariados con un grado discapacidad de más del 75% donde encontramos una mayor proporción de contratos específicos: un 55,6%. A menor grado de discapacidad, la probabilidad de obtener un contrato específico de discapacidad también se reduce. Hay que hacer notar que la categoría “no consta” incluida en la variable tipo de discapacidad y grado de discapacidad, está presente consecuencia del cambio de metodología, se trata fundamentalmente de personas con incapacidad y su proporción de contratos específicos es la más baja de las registradas.
  • Por último, atendiendo a la evolución de la proporción de personas asalariadas con contrato específico y dado que  con el cambio de metodología solo es posible la comparación 2014 2016, podemos evidenciar un aumento contante en números absolutos pero se mantiene porcentualmente sobre el 29% la proporción de personas asalariadas con contratos específicos.