Banco de datos: 3.Educación y Formación Profesional

3.01.Personas con discapacidad de 16 a 64 años por nivel de formación

Definición y fuentes

Esta variable expresa la distribución de la población con discapacidad de 16 a 64 años en función del nivel más alto de estudios terminado. Se consideran personas con discapacidad oficialmente reconocida a aquellas con un grado de discapacidad superior o igual al 33% más, pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado total, absoluta o gran invalidez y pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio, en virtud del Real Decreto Legislativo 1/2013.

La fuente utilizada es la serie  El empleo de las personas con discapacidad del Instituto Nacional de Estadística, que utiliza la información derivada de la integración de datos estadísticos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con los administrativos registrados en la Base de Datos Estatal de Personas con Discapacidad (BEPD). Incorpora además datos sobre medidas de fomento de empleo procedentes de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), información sobre precepción de prestaciones procedente del Registro de Prestaciones Sociales Públicas  del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y datos sobre dependencia del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

Para los datos territoriales a nivel nacional, la fuente utilizada es la Encuesta de Integración Social y Salud (EISS 2012) del Instituto Nacional de Estadística. Es una operación estadística que analiza de forma específica la interacción entre la condición de salud y la participación social de la población española, identificando y caracterizando a las personas con discapacidad. Esta variable expresa la distribución de la población con discapacidad de 25 a 64 años en función del nivel más alto de estudios terminado. Se considera persona con discapacidad aquella que señala su condición de salud (enfermedad, problema de salud crónico y/o limitación en las actividades básicas) como una de las barreras para participar en algún ámbito de la vida. Respecto al nivel de formación, las categorías han sido agrupadas de la siguiente manera: educación primaria o inferior, educación secundaria 1ª etapa, educación secundaria 2ª etapa y educación superior.

La comparativa internacional (europea) entre la población de 25 a 64 años se ha realizado a partir de datos de Eurostat, de la European Union Labour Survey (EU-LFS) y, en concreto, del Módulo ad hoc del Empleo de las Personas con Discapacidad (ad hoc module –AHM- on Employment of Disabled People), del año 2011. Para esta fuente se consideran personas con discapacidad aquellas que señalan tener limitaciones en sus actividades básicas de la vida diaria.

En la última edición del empleo de las personas con discapacidad se inicia un cambio metodológico que afecta a los datos de la serie desde el año 2014 en adelante. Se conservan en determinados apartados datos anteriores, simplemente a nivel informativo dado que no son comparables.

Población con discapacidad de 16 a 64 años por nivel de formación. 2015

  Distribución vertical (%) Nº personas Ratio PCD/PSD
Sin estudios 5,8 102.400 11,6
Primaria 23,9 424.800 2,5
Secundaria 55,2 980.000 1,0
Superiores 15,1 267.700 0,5
Total 100,0 1.774.800 -

Nota: El efecto de la ponderación y el redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas de los valores con respecto al total.

Población con y sin discapacidad de 16 a 64 años por nivel de formación. Porcentajes. 2015

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de barras muestra para el año 2015  la población con y sin discapacidad de 16 a 64 años en función de su nivel de formación. Los niveles formativos seleccionados son: sin estudios, educación primaria, educación secundaria y formación superior. El eje vertical corresponde a la distribución porcentual y el eje horizontal, las personas con y sin discapacidad. Los valores que contiene este gráfico son los siguientes. Personas con discapacidad: sin estudios, 5,8; primarios, 23,9; secundaria 55,2; superiores 15,1. Personas sin discapacidad: sin estudios ,0,5; primarios, 9,6; secundaria 56,7; superiores 33,2. Total: sin estudios 0,8; primarios, 10,5; secundaria 56,6; superiores 32,1.

Población con discapacidad de 16 a 64 años por nivel de formación, en función de diversas variables. Porcentajes horizontales. 2015

    Sin formación Primaria Secundaria Superiores
Sexo Hombres 5,7 24,3 56.4 13,6
Mujeres 5,9 23,4 53,6 17,1
Edad 16 a 24 14,2 27,5 56,3 2,0
25 a 44 8,6 13,8 59,5 18,2
45 a 64 4,2 27,4 53,6 14,8

Tipo de discapacidad

Física y otras 3,4 19,5 57,8 19,4
Intelectual 28,5 36,7 34,8 -
Mental 3,7 20,2 60,1 15,9
Visual 3,4 19,4 53,2 24,0
Auditiva 3,6 29,7 51,9 14,8
No consta 2,4 29,3 51,9 14,8
Grado de discapacidad De 33% a 44% 0,9 18,3 60,3 20,5
De 45% a 64% 2,7 25,2 54,4 17,7
De 65% a 74% 8,5 28,2 53,0 10,4
75% y más 26,9 20,6 40,3 12,2
No consta 2,4 29,3 57,4 11,0
Tipo de municipio Área densamente poblada 5,0 20,5 55,9 18,6
Área de densidad intermedia 6,2 24,4 55,6 13,9
Área dispersa 6,8 29,9 53,7 9,6
Total   5,8 23,9 55,2 15,1

“—” No procede; “.” Secreto estadístico.

El grupo "No consta" está formado por los pensionistas que tienen reconocida una pensión de incapacidad permanente y que no están registrados en la BEPD.

Población con discapacidad de 25 a 64 años por nivel de formación, por comunidades autónomas. Porcentajes horizontales. 2012

  Primaria o inferior Secundaria 1ªetapa Secundaria 2ªetapa Superior
Andalucía 30,7 38,5 19,0 11,8
Aragón 4,2 41,9 37,6 16,3
Asturias 10,3 51,0 21,0 17,7
Illes Baleares 35,5 50,1 21,0 17,7
Canarias 15,7 44,1 24,3 15,9
Cantabria 11,2 49,8 19,6 19,5
Castilla y León 13,2 44,1 29,4 13,3
Castilla-La Mancha 38,1 40,2 6,7 15,0
Cataluña 23,4 48,1 14,6 14,0
Comunidad Valenciana 13,3 56,0 15,6 15,1
Extremadura 35,9 42,4 13,2 8,5
Galicia 22,6 45,6 19,3 11,6
Madrid 21,1 33,0 20,3 25,6
Murcia 30,1 41,5 20,5 7,9
Navarra 22,6 38,3 18,2 20,9
País Vasco 15,2 40,5 19,8 24,5
La Rioja 20,8 49,1 4,7 25,4
Ceuta 44,9 44,3 10,8 0,0
Melilla 51,3 23,9 1,6 23,1
Total 23,0 43,4 18,3 15,3

Tasa de personas con discapacidad con bajo nivel educativo(a), por países de la Unión Europea. 2011

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de barras muestra la tasa de personas con discapacidad con bajo nivel educativo en países de la Unión Europea para el año 2011. En el eje vertical están dispuestos los países de la UE-28 y en el horizontal se muestra la tasa de personas con discapacidad con bajo nivel educativo. Los valores que contiene el gráfico, ordenados de menor a mayor, son los siguientes: Lituania, 12,4; Letonia, 16,9; Estonia, 17,9; República Checa, 19,3; Alemania, 21,9; Eslovaquia, 22,2; Polonia, 22,9; Suiza, 23,1; Finlandia, 23,9; Austria, 24,5; Suecia, 25,9; Eslovenia, 29,9; Luxemburgo, 32,9; Bulgaria, 34,3; Hungría, 34,6; Dinamarca, 36,8; Rumania, 37,2; Reino Unido, 37,9; UE-28, 38,1; Croacia, 40,2; Francia, 40,6; Países Bajos, 42,7; Islandia, 47,3; Irlanda, 48,1; Bélgica, 48,2; Chipre, 48,4; Grecia, 58,5; Italia, 60,8; España, 65,7; Malta, 78,8; Portugal, 84,8; Turquía, 86,2.

Evolución de la población con discapacidad de 16 a 64 años por nivel educativo. Porcentajes. 2008-2015

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de líneas muestra la evolución porcentual entre los años 2008 y 2015 de la población con discapacidad de 16 a 64 años por nivel educativo. Los niveles formativos seleccionados son: educación superior, secundaria, primaria y analfabetos/as. Dentro del gráfico, el eje vertical indica la distribución porcentual y el eje horizontal, el año de referencia de los datos. Consecuencia del cambio de metodología hay dos series de datos comparables. Primera serie entre los años 2008 a 2013 sus  datos son los siguientes: Los valores que muestra el gráfico son los siguientes. Población con discapacidad con educación superior: año 2008, 11,6; año 2009, 13,5; año 2010, 14,4; año 2011, 14,7; año 2012, 14,7 y año 2013, 15,0. Con secundaria: año 2008, 40,1; año 2009, 42,7; año 2010, 43,9; año 2011, 45,1; año 2012, 46,4 y año 2013, 48,6. Con primaria: año 2008, 38,4; año 2009, 35,6; año 2010, 33,2; año 2011, 32,2; año 2012, 31,7 y año 2013, 29,5. Analfabetos/as año 2008, 9,9; año 2009, 8,2; año 2010, 8,5; año 2011, 8,0; año 2012, 7,3 y año 2013, 7,0.

Nueva metodología,  año 2014: Sin formación, 5,8, primaria, 26,8, secundaria, 52,8 y superiores, 14,5. Año 2015: Sin formación, 5,8, primaria, 23,9, secundaria, 55,2 y superiores, 15,1.

Principales resultados

  • Tres de cada diez personas con discapacidad no supera los estudios primarios, más de medio millos de personas se encuentran en esta situación. Tan solo un 15,1% del colectivo, cuenta con estudios superiores, un porcentaje que se sitúa prácticamente en la mitad del mostrado por las personas sin discapacidad, además las personas con discapacidad sin estudios son 11 veces más que las personas sin formación que no tienen discapacidad.
  • Por otro lado, se observan diferencias significativas, atendiendo a diversas variables sociodemográficas. Desde el punto de vista de género, las mujeres parecen alcanzar niveles formativos más altos con un 17,1% de universitarias, la edad marca diferencias más notables, a medida que aumenta la edad el nivel de estudios se incrementa hasta alcanzar los 45 años o más que comienza a descender de nuevo.
  • La zona de residencia es un elemento clave para entender los niveles formativos, en la grandes áreas urbanas se alcanza un nivel formativo del 18,6% de universitarios y se desciende hasta el 5% las personas sin formación. Sin embargo en las áreas de carácter más rural, el porcentaje de personas con estudios superiores apenas supera el 9,6%.
  • El tipo de discapacidad también representa una variable de gran influencia en los ratios formativos, la discapacidad de tipo visual es la que en líneas generales tiene mejores niveles con hasta un 24% de personas con formación superior, mientras que entre las personas con discapacidad intelectual apenas se registran personas con alta formación.
  • Tenemos que recurrir a la Encuesta de Integración Social y Salud (EISS 2012) dado que la anterior fuente no cuenta con datos por comunidad autónoma, en este sentido, también se observan diferencias importantes atendiendo a la comunidad autónoma: dejando de lado los casos escasamente representativos de Ceuta y Melilla, el porcentaje de personas con discapacidad con estudios superiores oscila entre el 4% de las Islas Baleares y el 25,6% de la Comunidad de Madrid.
  • Al comparar los datos de nuestro país con los de los países de la Unión Europea en lo que respecta a personas con discapacidad con bajo nivel educativo (es decir, con estudios inferiores a la secundaria superior), podemos observar que España, con un 65,7%, se encuentra muy por encima de la media de la UE-28, que es de 38,1%, y sólo superada por Turquía (86,2%), Portugal (84,8%) y Malta (78,8%). Sin embargo a pesar de que España se encuentra entre los países con tasas más altas de personas con discapacidad con bajo nivel de estudios, la brecha entre personas sin y con discapacidad (1,55) se encuentra por debajo de la media europea (1,57), debido a que el nivel educativo de la población sin discapacidad es también, por lo general, más bajo en España que la media europea (un 42,4% tiene bajo nivel educativo frente a un 24,3% en la UE-28). Son países de Europa del Este como Lituania, Letonia y Estonia en los que las personas con discapacidad cuentan con mejor nivel educativo.
  • Por último, con respecto a la evolución, con datos sobre el conjunto de la población con discapacidad en edad activa, que se recogen a partir de la encuesta ‘El empleo de las personas con discapacidad’ del INE entre 2008 a 2015. Para los datos de 2014 se introdujo una variación metodológica que nos impide comparar toda la serie.  Sin embargo, y como tendencia podemos observar cómo progresivamente va mejorando el nivel educativo de la población con discapacidad. De acuerdo con los datos de esta fuente, entre 2008 y 2013 va creciendo entre la población con discapacidad en edad activa el peso de los grupos con mejor nivel educativo (quienes tienen estudios superiores o de secundaria), puesto que pasan del 51,7% del total en 2008 al 63,6% en 2013. Para los dos últimos años la tendencia parece consolidarse aunque la distancia con la población sin discapacidad todavía es muy alta.