Banco de datos: 2.Condiciones de trabajo y trayectorias profesionales

2.16.Tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada

Definición y fuentes

La tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada (in work at-risk-of-poverty rate) es la proporción de personas de 18 y más años con discapacidad ocupadas (durante al menos siete meses en el año previo a la encuesta) con unos ingresos netos equivalentes inferiores al umbral de pobreza fijado en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de las personas. La mediana es el valor que, ordenando a todos los individuos de menor a mayor ingreso, deja una mitad de los mismos por debajo de dicho valor y a la otra mitad por encima. La conversión de la renta del hogar a renta personal se realiza utilizando la escala de equivalencia de la OCDE corregida que pondera a la primera persona adulta del hogar con 1, al resto de personas adultas con 0,5 y a las menores de 14 años con 0,3. Es uno de los indicadores a través de los cuales se analiza en la actualidad el fenómeno de los trabajadores/as pobres.

Los datos recogidos provienen de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE y han sido extraídos a partir de los microdatos que incorpora la nueva metodología adoptada en 2013. El número de personas con discapacidad se ha obtenido a partir del número de personas mayores de 16 años que afirman haberse sentido limitadas (gravemente o no) para realizar las actividades que la gente habitualmente hace debido a un problema de salud.

La comparativa europea procede de EUROSTAT, en concreto de la fuente homóloga a nivel europeo, las estadísticas de la Unión Europea sobre la Renta y las Condiciones de Vida –Statistics on Income and Living Conditions (EU-SILC)–. La información obtenida corresponde a 2012, por lo que en su cálculo no se incorpora la nueva metodología adoptada en 2013, razón por la cual pueden encontrarse diferencias en los datos referidos a nuestro país para ese mismo año.

Tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada. 2016

  Tasa (%) Nº personas
Riesgo de pobreza 14,5 257.620

Tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada. 2016

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de barras muestra para el año 2016 la tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada. Estos son los valores que contiene el gráfico: personas con discapacidad: 14,5; personas sin discapacidad: 14,1; total población: 14,1.

Tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada, en función de diversas variables. 2016

    Tasa (%) Media =100 Ratio PCD/PSD
Sexo Hombres 15,2 104,8 1,03
Mujeres 14,0 96,6 1,07
Edad Menor de 29 años 18,5 127,6 0,96
De 30 a 44 años 15,2 104,8 1,10
De 45 años o más 14,0 96,6 1,07
Total   14,5 100,0 1,03

Tasa de riesgo de pobreza de la población con discapacidad ocupada, por países. 2015

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de barras muestra la tasa de riesgo de pobreza de las personas con discapacidad ocupadas en países de la UE-28. En el eje vertical están dispuestos los países y en el horizontal se muestra la tasa de riesgo. Los valores que contiene el gráfico, ordenados de mayor a menor, son los siguientes: Grecia, 20,0; Serbia, 19,6; Rumania, 19,4; Luxemburgo, 16,4; Lituania, 16,2; Alemania, 15,2; Portugal, 14,2; Macedonia, 14,3; España, 14,0; Polonia, 13,1; Hungría, 12,8; Reino Unido, 12,6; Italia, 12,4; UE-28, 12,3; UE-27, 12,3; Francia, 11,8; Chipre, 11,5; Suecia, 11,0; Letonia, 10,5; Estonia, 10,4; Austria, 9,4; Malta, 9,4; Bélgica, 8,7; Croacia, 7,8; Eslovaquia, 7,5; Bulgaria, 7,2; Dinamarca, 6,8; Irlanda, 6,3; República Checa, 6,2; Holanda, 6,2; Noruega, 5,8; Eslovenia, 5,7; Islandia, 5,7; Finlandia, 3,6.

Evolución de la tasa de riesgo de pobreza de la población con y sin discapacidad ocupada. 2004-2016

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de líneas muestra la evolución de la tasa de riesgo de pobreza de la población con y sin discapacidad ocupada. El eje vertical corresponde a la tasa de riesgo de pobreza y el eje horizontal al año de referencia de los datos. Los valores para las personas con discapacidad son: año 2009: 14,8; año 2010: 11,9; año 2011: 13,5; año 2012: 11,5; año 2013: 12,6; año 2014: 15,9; año 2015: 14,8 y año 2016: 14,5. Los valores para las personas sin discapacidad son: año 2009: 11,2; año 2010: 10,7; año 2011: 10,7; año 2012: 10,7; año 2013: 10,2; año 2014: 14,0; año 2015: 14,2 y año 2016: 14.1

Principales resultados

  • Según los datos de la EU-SILC, de acuerdo con la nueva metodología implantada en 2013, el 14,5% de las personas con discapacidad ocupadas en 2016 vivía, pese a ocupar un puesto de trabajo, en situación de pobreza, es decir, que pueden considerarse como trabajadores/as pobres. La situación de las personas con discapacidad algo peor que la de la población sin discapacidad, cuya tasa es de 14,1%.
  • Desde el punto de vista de las características sociodemográficas, la pobreza laboral afecta más a varones que a mujeres siendo un 15,2% para ellos y un 14,0% para ellas. En cuanto a la edad, son las personas más jóvenes las que evidencian un mayor riesgo de pobreza, dado que el 18,5% residen en hogares cuyos ingresos netos son inferiores al umbral de pobreza.
  • Si comparamos los datos de España con los de los países de la UE-28 para 2015, y teniendo en cuenta las diferencias metodológicas entre ese año y el 2013 (que hace que los datos de 2012 sean más altos), podemos observar que nuestro país se encuentra entre aquellos en los que la pobreza laboral de las personas con discapacidad es mayor, por encima de nosotros hay ocho países destacando sobre todo Grecia y Rumania (con tasas sobre el 20%). Los datos muestran una enorme variabilidad entre los diferentes estados, si bien se observa que el fenómeno de la pobreza laboral de este colectivo es importante. En algunos lugares como Noruega, Eslovenia, o Islandia la tasa se encuentra por debajo del 6%, pero sobre todo en Finlandia con apenas un 3,6%. Los datos vuelven a mostrarnos diferencias significativas entre los países escandinavos y centroeuropeos (con tasas bajas o relativamente bajas) con respecto a los países del sur y este de Europa (con tasas elevadas).
  • Atendiendo a la evolución, sólo podemos medir el fenómeno de manera fiable con la nueva metodología desde el año 2009. Así los datos presentan oscilaciones importantes en algunos de los años analizados, si bien,  lo que sí parece evidenciarse es un paulatino ascenso del riesgo de pobreza entre los ocupados  e igualmente una reducción entre la distancia entre personas con y sin discapacidad.
  • A la hora de interpretar estos resultados es preciso tener en cuenta los elementos que conforman este indicador: por una parte, la relación de la pobreza laboral con dos elementos diferentes: el nivel salarial de todos los miembros remunerados de la unidad familiar y, por otra parte, el tamaño de la misma, así como el número de personas inactivas o no ocupadas. También ha de tenerse en cuenta el hecho de que la pobreza monetaria se calcula en función de la renta mediana del conjunto de la población, con lo que, al producirse reducciones en esta última, las tasas de pobreza pueden también reducirse sin que necesariamente exista una mejora en el poder adquisitivo de las familias. Finalmente, debe tenerse en cuenta que esta encuesta considera la discapacidad de una forma más laxa que otras fuentes estadísticas utilizadas en Odismet.