Banco de datos: 2.Condiciones de trabajo y trayectorias profesionales

2.11.Tasa de autoempleo de las personas con discapacidad

Definición y fuentes

Este indicador recoge el porcentaje de personas con discapacidad ocupadas que trabajan por cuenta propia. Se consideran personas con discapacidad oficialmente reconocida a aquellas con un grado de discapacidad superior o igual al 33% más, pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado total, absoluta o gran invalidez y pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio, en virtud del Real Decreto Legislativo 1/2013.

La fuente utilizada es la serie  El empleo de las personas con discapacidad del Instituto Nacional de Estadística, que utiliza la información derivada de la integración de datos estadísticos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con los administrativos registrados en la Base de Datos Estatal de Personas con Discapacidad (BEPD). Incorpora además datos sobre medidas de fomento de empleo procedentes de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), información sobre precepción de prestaciones procedente del Registro de Prestaciones Sociales Públicas  del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y datos sobre dependencia del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

En la última edición de esta fuente estadística se ha iniciado un cambio metodológico que afecta a los datos de la serie desde el año 2014 en adelante. Se conservan en determinados apartados datos ante-riores, simplemente a nivel informativo dado que no son comparables.

Personas con discapacidad ocupadas que trabajan por cuenta propia. 2017

  Distribución vertical (%) Nº personas Tasa de autoempleo
Empleadores/as 31,4 16.400 3,4
Empresarios/as sin asalariados/as 62,8 32.800 6,8
Otra situación profesional 5,9 3.100 0,6
Total 100,0 52.200 10,9

Nota: Los datos originales contienen decímales, el efecto del redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas

Personas con y sin discapacidad ocupadas que trabajan por cuenta propia. 2017

  Persona con discapacidad Persona sin discapacidad Ratio PCD/PSD
  % vertical Tasa autoempleo % vertical Tasa autoempleo % vertical Tasa autoempleo
Empleadores/as 31,4 3,4 30,5 5,0 1,03 0,69
Empresario/as sin asalariados/as 62,8 6,8 66,0 10,8 0,95 0,63
Otra situación profesional 5,9 0,6 3,5 0,6 1,72 1,15
Total 100,0 10,9 100,0 16,3 1,00 0,67

Personas con y sin discapacidad trabajando con cuenta propia sin asalariados, en función de diversas variables. 2017

    Personas con discapacidad Porcentaje Personas sin discapacidad Porcentaje Ratio PCD/PSD
Sexo Hombres 23.800 72,6 1.281.500 65,59 1,1
Mujeres 9.000 27,4 672.300 34,4 0,8
Edad 16 a 24 100 0,3 32.100 1,6 0,2
25 a 44 6.400 19,5 851.200 43,6 0,4
45 a 64 26.800 80,5 1.070.500 54,8 1,5

Nivel de estudios

Sin estudios 0 0,0 3.900 0,2 0,0
Primaria 4.500 13,7 152.700 7,8 1,8
Secundaria 18.100 55,2 1.078.200 55,2 1,0
Superiores 10.100 30,8 719.000 36,8 0,8
Tipo de discapacidad Física y otras 17.200 52,4 - - -
Intelectual 700 2,1 - - -
Mental 2.600 7,9 - - -
Visual 1.200 3,7 - - -
Auditiva 4.100 12,5 - - -
No consta 7.000 21,3 - - -
Grado de discapacidad 33% a 44% 19.400 59,1 - - -
45% a 64% 4.000 12,2 - - -
65% a 74% 2.100 6,4 - - -
75% y más 300 0,9 - - -
No consta* 7.000 21,3 - - -
Percepción de prestaciones de inavalidez Sin prestación 18.500 56,4 1.879.900 96,2 0,6
Prestación no derivada de incapacidad 13.100 39,9 41.700 2,1 18,7
Prestación no derivada de inacapacidad 1.200 3,7 32.200 1,6 2,2
Percepción de pensiones contributivas o no contributivas Sin prestación 18.500 56,4 1.879.900 96,2 0,6
Con alguna pensión 13.700 41,8 33.700 1,7 24,2
Pensión únicamente no contributiva 600 1,8 40.200 2,1 0,9
Total   32.800 100 1.953.800 100 1,0

'No consta': está formado por los pensionistas que tienen reconocida una pensión de incapacidad permanente y que no están registrados en la Base Estatal de Personas con Discapacidad.

Nota: Los datos originales contienen decímales, el efecto del redondeo puede hacer variar ligeramente las sumas y los totales.

Las casillas con un valor inferior a 5000 están sujetas a altos niveles de error muestral tomar los resultados con precaución.

Evolución de la tasa de autoempleo de las personas con y sin discapacidad ocupadas. 2008-2017

Explicación sobre el gráfico:

Este gráfico de líneas muestra la evolución entre los años 2008 y 2017 de la tasa de autoempleo de las personas con y sin discapacidad ocupadas. El eje vertical indica el porcentaje de la tasa de autoempleo y el eje horizontal el año de referencia de los datos. Consecuencia del cambio de metodología hay dos series de datos comparables. Primera serie entre los años 2008 a 2013 sus  datos son los siguientes: Los valores que muestra el gráfico son los siguientes. La tasa de autoempleo de las personas con discapacidad: año 2008, 13,0; año 2009, 11,1; año 2010, 10,3; año 2011, 10,8; año 2012, 11,9 y año 2013, 11,5. Personas sin discapacidad: 2008, 17,3; año 2009, 16,6; año 2010, 16,5; año 2011, 16,2; año 2012, 17,1 y año 2013, 17,7. 

Nueva metodología,  año 2014: Tasa de autoempleo de las personas con discapacidad, 12,6, personas sin discapacidad, 17,4. Año 2015: Tasa de autoempleo de las personas con discapacidad, 11,4, personas sin discapacidad, 17,1. Año 2016: Tasa de autoempleo de las personas con discapacidad, 12,0, personas sin discapacidad, 16,7. Año 2017: Tasa de autoempleo de las personas con discapacidad, 10,9, personas sin discapacidad, 16,3.

Principales resultados

  • Según los datos de la encuesta El empleo de las personas con discapacidad para 2017, el 10,9% de la población activa con discapacidad trabaja por cuenta propia. De ese colectivo, el 62,8% no cuenta con asalariados/as a su cargo, mientras que el 31,4% son empleadores/as, el 5,9% restante se encuentra en otro tipo de situación profesional por cuenta propia.
  • Si comparamos los datos con la población sin discapacidad se observa, por una parte, una prevalencia un 33% menor del autoempleo, ya que en el caso de las personas sin discapacidad alcanza el 16,3% de la población ocupada. El peso dentro del colectivo de los empresarios/as sin asalariados es menor que entre los ocupados por cuenta propia sin discapacidad (62,8% frente al 66,0%), sin embargo, hay menos más empleadores con discapacidad que entre la población sin discapacidad (31,4 frente al 30,5%). Si analizamos sobre el total de ocupados, la ratio entre empleadores con discapacidad y empleadores sin discapacidad es de 0,69, es decir, más de la mitad.
  • Si nos quedamos con el segmento de trabajadores por cuenta ajena sin asalariados, vemos que entre los emprendedores la mayoría son hombres (72,6%) en una proporción mayor incluso que entre las personas sin discapacidad. Como era esperable entre los jóvenes el emprendimiento es casi testimonial tanto para personas con discapacidad como para población sin discapacidad, en cualquier caso, la mayor proporción de autónomos para el colectivo se localiza entre los más mayores con un 80,5% de los casos, mientras que entre las personas sin discapacidad las personas que trabajan por cuenta ajena sin asalariados en esa edad representa el 54,8%.
  • La formación sí parece incidir en la tasa de autoempleo, casi el 55,2% de ellos cuentan con estudios secundarios y hasta un 30,8% con formación superior.
  • El emprendimiento para las personas con discapacidad se concentra entre las discapacidades de tipo físico (52,4%) con muy baja incidencia para el resto de tipologías.
  • Respecto a las prestaciones o pensiones, sí parece incidir en la decisión del autoempleo, un 39,9% cuentan con prestaciones derivadas de incapacidad y un 41,8 tienen alguna pensión.
  • Por último, respecto a la evolución del indicador en los últimos seis años, se puede observar un retroceso constante desde el año 2008 exceptuando el ligerísimo repunte en 2013 y 2016. El cambio metodológico en “el empleo de las personas con discapacidad” no permite comparar la serie estadística más atrás de 2014, sin embargo y a modo de tendencia sí parece consolidare el descenso en el peso o importancia de esta opción laboral, sobre el total de ocupados con discapacidad, en 2017 se evidencia un nuevo descenso para situarse en uno de los porcentajes más bajos registrados a lo largo de la serie estadística.