Banco de datos: 1.Integración laboral y tendencias del mercado de trabajo

1.07.Población con discapacidad parada de larga duración demandante de empleo

Definición y fuentes

Este indicador analiza el paro registrado de larga duración, entendido como las demandas registradas en los Servicios Públicos de Empleo que cuentan con una antigüedad superior a 365 días y  que se encuentran en alta el último día laborable del mes de referencia, excluyendo las situaciones que detalla la O.M. de 11 de marzo de 1985 (BOE 14-03-1985). Para el cálculo del paro registrado se parte del total de los demandantes de empleo y se excluyen los colectivos relacionados en la O.M. de 11 de marzo de 1985 (B.O.E. 14/03/1985).

La fuente utilizada es el Informe Anual del Mercado de Trabajo de las Personas con Discapacidad, del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Los datos del Servicio Público de Empleo Estatal están tomados a 31 de diciembre de 2017.

Personas con discapacidad paradas de larga duración demandantes de empleo. 2017

  2017
Personas paradas de larga duración demandantes de empleo 79.582
Personas paradas demandantes de empleo 141.289
Personas paradas de larga duración sobre el total de paradas (%) 56,33
Variación 2016/2015 (%) -4,43

Personas con discapacidad paradas de larga duración demandantes de empleo, en función de diversas variables. 2017

    Número de personas Distribución vertical (%) % variación 2017/2016
Sexo Hombres 36.102 45,36 -6,5
Mujeres 43.480 54,64 -2,6
Edad Menor de 25 2.484 3,12 -20,7
25 a 44 28.161 35,39 -9,4
Mayor de 45 48.937 61,49 -0,3

Nivel formativo

Estudios primarios/No acreditados 34.987 43,96 *
ESO 25.701 32,29 *
Bachillerato 5.481 6,89 *
Grado medio FP 6.186 7,77 *
Gardo superior FP 3.787 4,76 *
Universitarios 3.440 4,32 *
Total   79.582 100,00 -4,46

Evolución del paro registrado de larga duración de personas con discapacidad por distintas variables. 2007-2017

Principales resultados

  • En 2017, un total de 79.582 personas con discapacidad estaban registradas como desempleados con una antigüedad en la su demanda de empleo superior al año, por lo que deben ser consideradas como paradas de larga duración.
  • Se trata del 56% del total de las personas con discapacidad paradas demandantes de empleo.
  • Esta situación de paro de larga duración es más frecuente en las mujeres (54,64% del total) y en las personas mayores de 45 años (61,49%). Por otro lado, como se apunta constantemente, la formación es el elemento clave, a medida que el nivel se incrementa el porcentaje de parados de larga duración disminuye.
  • Un aspecto preocupante que hay que hacer notar es el peso específico de los parados de larga duración. Representan como hemos dicho el 56% del total de desempleados con discapacidad, es más, aquellos que superan los 2 años en paro suman el 27% del total de parados. Se trata de datos muy superiores a los mostrados por la población general, donde el paro de larga duración representa el 41,9%, por tanto, es evidente que las dificultades para salir de la rueda constante que supone el paro, se manifiesta más intensamente entre las personas con discapacidad. El paro de larga duración es una de las lacras que ha dejado la crisis económica, la recuperación parece llegar evidenciándose en algunos indicadores, sin embargo, por el camino se ha dejado un segmento poblacional que difícilmente se volverá a incorporar al mercado laboral, en 2007 los parados de larga duración representaban el 46,1% de los desempleados con discapacidad en 2013 se superaba el 60% y desde entonces apenas se ha moderado cuatro puntos. Además, el perfil de los parados de larga duración les coloca en una situación que merece absoluta atención, dado que a la situación de persona con discapacidad hay que añadirle que en su mayoría son como hemos visto, mujeres y personas con más de 45 años y algo menos del 50% no supera los estudios primarios.
  • Al menos en 2017 el número de personas con discapacidad paradas de larga duración desciende en un 4,43% continuando por tanto una lenta reducción de este segmento iniciada en 2014.