Banco de datos: 1.Integración laboral y tendencias del mercado de trabajo

1.04.Tasa de empleo de la población con discapacidad

Definición y fuentes

La tasa de empleo es el resultado de dividir la población ocupada entre el total de población en edad activa (de 16 a 64 años) y se expresa en porcentajes. Se considera personas con discapacidad a personas con un grado de discapacidad superior o igual al 33%, pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado total, absoluta o gran invalidez y pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio, en virtud del Real Decreto Legislativo 1/2013.

La fuente utilizada es la serie  El empleo de las personas con discapacidad del Instituto Nacional de Estadística, que utiliza la información derivada de la integración de datos estadísticos de la Encuesta de Población Activa (EPA) con los administrativos registrados en la Base de Datos Estatal de Personas con Discapacidad (BEPD). Incorpora además datos sobre medidas de fomento de empleo procedentes de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), información sobre precepción de prestaciones procedente del Registro de Prestaciones Sociales Públicas  del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y datos sobre dependencia del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

La comparativa internacional (europea) se ha realizado a partir de datos de Eurostat, de la European Union Labour Survey (EU-LFS) y, en concreto, del Módulo ad hoc del Empleo de las Personas con Discapacidad (ad hoc module –AHM- on Employment of Disabled People). Para esta fuente se consideran personas con discapacidad aquellas que señalan tener limitaciones en sus actividades básicas de la vida diaria.

En la última edición de la fuente “el empleo de las personas con discapacidad” se ha iniciado un cambio metodológico que afecta a los datos de la serie desde el año 2014 en adelante. Se conservan en determinados apartados datos anteriores, simplemente a nivel informativo dado que no son comparables.

Tasa de empleo de la población con discapacidad. 2015

  2015
Personas con discapacidad ocupadas 414.800
Población con discapacidad en edad activa 1.774.800
Tasa de empleo (%) 23,4

Tasa de empleo de la población en función de la discapacidad. 2015

Explicación del gráfico:

Este gráfico de barras muestra la tasa de empleo de la población en función de la discapacidad, correspondiente al año 2015. Estos son los valores que contiene el gráfico. Personas con discapacidad 23,4; personas sin discapacidad 60,9; y total población 58,7.

Tasa de empleo de la población con discapacidad, en función de diversas variables. 2015

    Tasa (%) Media =100 Ratio PCD/PSD
Sexo Hombres 23,8 101,7 0,36
Mujeres 22,8 97,4 0,41
Edad 16 a 24 9,2 39,3 0,46
25 a 44 31,8 135,9 0,44
45 a 64 21,2 90,6 0,34

Nivel de estudios

Sin estudios 3,3 14,1 0,12
Primaria 11,8 50,4 0,29
Secundaria 25,0 106,8 0,45
Superiores 43,6 186,3 0,56
Área poblacional Área densamente poblada 26,9 115,0 0,43
Área de densidad intermedia 20,7 88,5 0,34
Área dispersa 29,2 124,8 0,34
Tipo de discapacidad Física y otras 30,4 129,9 -
Intelectual 15,5 66,2 -
Mental 15,9 67,9 -
Visual 37,8 161,5 -
Auditiva 44,2 188,9 -
No consta 10,8 46,2 -
Grado de discapacidad 33% a 44% 40,1 171,4 -
45% a 64% 28,9 123,5 -
65% a 74% 12,3 52,6 -
75% y más 12,6 53,8 -
No consta 10,8 46,2 -
Pensiones contributivas Sin prestación 47,3 202,1 0,73
Personas con alguna pensión contributiva 11,2 47,9 0,61
Personas con pensión únicamente no contributiva 27,0 115,4 0,53
Pensiones de incapacidad Sin prestación 47,3 202,1 0,73
Personas con prestación derivada de inacapacidad 11,4 48,7 0,26
Personas con prestación no derivada de inacapacidad 12,6 53,8 0,67
Total   23,4 100 0,38

'No consta': está formado por los pensionistas que tienen reconocida una pensión de incapacidad permanente y que no están registrados en la Base Estatal de Personas con Discapacidad.

Tasa de empleo de la población con discapacidad, por comunidades autónomas. 2015

Explicación sobre el mapa:

Este mapa de España muestra para el año 2014 la tasa de empleo de la población con discapacidad, por comunidades autónomas. Los datos porcentuales están ordenados de menor a mayor. Galicia 16,8; Asturias 19,2; Andalucía 19,8; Canarias 20,8; Cantabria 22,7; Extremadura 23,2; Castilla-La Mancha 24,7; Comunidad Valenciana 25,5; Cataluña 26,5; Castilla y León 27,3; Aragón 27,8; Murcia 29,5; Islas Baleares 30,5; Madrid 33,9; Navarra y La Rioja 36,9,0; País Vasco 37,5. La media de España es de 25,7.

Nota: Los datos desagregados por comunidades autónomas están sujetos a elevados errores de muestreo, por lo que han de tomarse con cautela. Los datos para Ceuta y Melilla se proporcionan agregados con los de Andalucía, por tener un tamaño muestral insuficiente. Así como los datos de La Rioja se proporcionan agregados con los de la Comunidad Foral de Navarra, por lo que se mostrarán con el mismo valor.

Tasa de empleo de la población con discapacidad en países de la Unión Europea. 2011

Explicación del gráfico:

Este gráfico de barras muestra la tasa de empleo de la población en edad activa con discapacidad en países de la Unión Europea en 2011. En el eje vertical se muestra la tasa de empleo de la población con discapacidad y en el eje horizontal están dispuestos los países de la Unión Europea. Los datos que se muestran en el gráfico, ordenados de mayor a menor, son los siguientes. Tasa de empleo: Suiza, 69,0; Islandia, 66,9; Suecia, 66,2; Luxemburgo, 62,5; Finlandia, 60,8; Austria, 60,3; Francia, 56,2; Alemania, 51,5; Portugal, 51,0; Letonia, 50,8; Estonia, 49,5; Reino Unido, 47,6; Eslovenia, 47,0; Dinamarca, 46,7; Chipre, 46,4; Italia, 45,6; España, 44,3; Países Bajos, 42,7; Turquía, 41,1; Bélgica, 40,7; Lituania, 40,4; República Checa, 38,6; Grecia, 35,5; Malta, 34,4; Polonia, 33,9; Croacia, 33,0; Eslovaquia, 31,9; Rumanía, 31,8; Bulgaria, 30,7; Irlanda,  29,8; Hungría, 23,7. La media de la UE-28 es de 47,3.

Evolución de la tasa de empleo en función de la discapacidad. 2008-2015

Explicación del gráfico:

Este mapa de España muestra para el año 2015 la tasa de empleo de la población con discapacidad, por comunidades autónomas. Los datos porcentuales son Galicia: 17,1; Asturias: 22,9; Cantabria: 22,0; País Vasco: 33,2; La Rioja y Navarra agrupados: 25,7, Aragón: 27,4; Cataluña: 24,3; Castilla y León: 23,8;  Madrid: 31,9; Castilla-La Mancha: 24,8; Comunidad Valenciana: 19,2; Illes Balears: 25,6; Extremadura: 17,3; Andalucía, Ceuta y Melilla agrupados: 19,6; Murcia: 26,9; Canarias: 19,9.

Principales resultados

  • En 2015, la tasa de empleo de las personas con discapacidad en España fue del 23,4%, lo que supone casi tres veces menos que la tasa de personas sin discapacidad que era para ese mismo año alcanzó el 60,9%.
  • Nuevamente las mujeres muestran una tasa de empleo es más baja (22,8% frente a 23,8%), aunque este es un fenómeno que también se repite entre las personas sin discapacidad incluso con mayores diferencias.
  • Las personas con discapacidad más jóvenes tienen un escasísimo nivel de empleo, su penetración entre los ocupados es de tan solo un 9,2%. La situación de los menores de 29 años en nuestro país es especialmente complicada dado que aunque entre las personas sin discapacidad la tasa de empleo se incrementa hasta el 20%, sigue siendo significativamente baja.
  • El nivel educativo resulta relevante a la hora de predecir la posibilidad de estar ocupado, dado que a medida que dicho nivel se incrementa, mejores tasa de empleo se registran, sólo el 3,3% de las personas con discapacidad sin estudios esta empleada, esta cifra se eleva hasta el 43,6% si estamos hablando de personas con discapacidad con formación superior. La formación también reduce la ratio con respecto a las personas sin discapacidad: la tasa de empleo de las personas con discapacidad sin estudios equivale al 12% de las personas sin discapacidad del mismo nivel educativo; en el caso de las personas con discapacidad que tienen estudios superiores, la tasa de empleo equivale al 56% de las personas sin discapacidad con el mismo nivel formativo.
  • El nivel de empleo entre las personas con discapacidades sensoriales es más elevado, principalmente en el caso de las personas con discapacidad auditiva (44,2%) y significativamente bajas en personas con enfermedad mental y discapacidad intelectual y (15,9% y 15,5%, respectivamente). La tasa de empleo también se reduce a medida que se incrementa el grado de discapacidad, siendo 3,2 veces mayor entre los del grado 33 al 44% que en aquellos con 75% y más.
  • La influencia de las pensiones tanto contributivas como no contributivas es clave, entre las personas con discapacidad, contar con alguna de ellas, supone un desplome de la tasa de empleo que ni siquiera alcanza el 12%. En este sentido, las pensiones se convierten en una ayuda imprescindible para la supervivencia de las personas con discapacidad, pero también una barrera de acceso, fundamentalmente porque las condiciones laborales actuales no incentivan suficiente para animar al acceso al empleo.
  • Por comunidad autónoma, las tasas de empleo más elevadas las encontramos en País Vasco, y Madrid (por encima del 30%), correspondiendo las más bajas a Galicia y Extremadura
  • Si realizamos una comparativa internacional, con datos de EUROSTAT para 2011, podemos observar que la tasa de empleo en España es tres puntos inferior a la de la media de la UE-28. Las tasas de empleo más bajas se encuentran en Hungría, Irlanda, Bulgaria o Rumania, mientras que las más elevadas las encontramos en Suiza, Islandia y Suecia.  
  • Finalmente, respecto a la tasa de empleo de las personas con discapacidad durante los últimos años, hay que recordar que el cambio de metodología en la estadística de “el empleo de las personas con discapacidad” solo permite hacer comparaciones, desde 2014 en adelante, dado que en los años anteriores no se contabilizaban las personas con incapacidad reconocida. La incorporación de esta población ha supuesto un claro descenso en la tasa de empleo. En cualquier caso, en el último año si parece apreciarse el incremento de las contrataciones, reflejado tanto para personas con y sin discapacidad, en el aumento de la tasa de empleo.